¿Qué son las energías renovables?

energías renovables

Las energías renovables son aquellas que se obtienen a partir de fuentes naturales que producen energía de forma inagotable e indefinida. Por ejemplo, la energía solar, la energía eólica o la energía mareomotriz son fuentes renovables de energía. También se consideran renovables cuando se obtienen a partir de fuentes que se regeneran con el tiempo de manera natural, como la masa forestal.

Una de las principales ventajas de las energías renovables es que, además de ser inagotables, presentan un nulo o bajo impacto negativo sobre el medio ambiente, por lo que se consideran energías limpias. En la actualidad las energías renovables son una realidad presente en nuestra sociedad y sus beneficios para el medio ambiente son más que evidentes.

Todas las sociedades del planeta son consumidoras de energía en mayor o menor medida, pero la realidad es que la mayor parte de la energía que se consume procede de fuentes no renovables, como los combustibles fósiles y la energía nuclear, cuyo impacto negativo sobre el medio ambiente es superior. Un aspecto a destacar de las energías renovables es que pueden ser aplicadas y explotadas a nivel local, lo que ayuda a disminuir la dependencia de las poblaciones hacia los grandes productores de energía, favoreciendo el desarrollo económico y la creación de empleo.

Ventajas de las energías renovables

Comparándolas con las fuentes convencionales de energía, podemos enumerar los siguientes aspectos como los principales beneficios que presentan las energías renovables:

  • Ayudan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, contribuyendo a frenar el calentamiento global. Se consideran energías limpias por ser más respetuosas con el medio ambiente que las energías convencionales.

  • Reducen los costes de producción energética, permiten crear nuevos puestos de trabajo y reducen la dependencia hacia las grandes potencias energéticas y hacia los países con reservas de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural).

  • Producen energía de manera indefinida, al obtenerse de fuentes de energía inagotables e ilimitadas.

¿Cuáles son las energías renovables?

A continuación enumeramos las principales fuentes de energía renovable que existen en la actualidad:
  • Energía solar: radiación procedente del Sol.
  • Energía eólica: viento.
  • Energía hidráulica: ríos y corrientes de agua dulce.
  • Energía mareomotriz: mares y océanos.
  • Energía undimotriz: movimiento de las olas.
  • Energía geotérmica: calor de la Tierra.
  • Energía azul o potencia osmótica.
  • Biomasa: materia orgánica.

Sucesión de especies

sucesión ecológica

Como vimos al hablar de la productividad ecológica, la capacidad del ecosistema de obtener energía, distribuir la energía y producir materia depende de la disponibilidad de recursos, como el agua y los nutrientes, y de las condiciones climáticas del mismo. En cada tipo de ecosistema habrá un parámetro que limite la productividad, denominado factor limitante. Por ejemplo, en un ecosistema donde se produzcan habitualmente situaciones de sequía, el agua será el factor limitante para la productividad ecológica, aunque se disponga de los demás elementos en abundancia.

Por otra parte, los ecosistemas son capaces de autoregularse ante los factores limitantes que puedan llegar a presentarse a lo largo del tiempo. Es decir, el ecosistema cambia cuando sus condiciones cambian. Por lo general, los ecosistemas tienden a ser estables cuando se establece un equilibrio entre los recursos disponibles y el número de organismos que lo habitan. Se denomina capacidad de carga al número total de organismos que puede albergar un ecosistema, en función de la disponibilidad de recursos en un periodo de tiempo determinado.

¿Qué es la sucesión de especies?

La sucesión de especies, también denominada sucesión ecológica, es la sustitución de los organismos que habitan en un ecosistema, bien porque éste se encontraba deshabitado hasta el momento o bien como respuesta a un cambio repentino en las condiciones del mismo.

Los ecosistemas no pueden ser entendidos como elementos estáticos, sino todo lo contrario. Los ecosistemas son sistemas complejos que se encuentran en constante transformación. Dichos cambios o transformaciones resultan más evidentes en aquellos ecosistemas intervenidos por el ser humano, como en los campos de cultivo. Se ha podido observar que cuando un campo de cultivo se abandona aparecen especies vegetales diferentes a las que había antes de modificar el terreno para la agricultura. Al principio aparecen plantas con ciclos de vida cortos, de aproximadamente un año, que posteriormente son sustituidas por arbustos perennes y dan paso con el tiempo a otras especies de plantas y árboles de mayor longevidad.

Este fenómeno es conocido como sucesión de especies, o sucesión ecológica, y consiste en el reemplazo de una comunidad de organismos (tanto vegetales como animales) por otra diferente con características similares. Con el paso del tiempo, la sucesión ecológica produce cambios en todo el medio ambiente, transformando por completo los ecosistemas.

Sucesión primaria

La sucesión ecológica primaria consiste en la aparición de una comunidad de organismos en un lugar que no había sido habitado con anterioridad o donde las poblaciones anteriores se habían extinguido.

Puede producirse en nuevas formaciones de tierra, sedimentos volcánicos, llanuras glaciares, etc. Por lo general comienza con una comunidad pionera formada por especies adaptadas a las condiciones del ecosistema. Paralelamente a la comunidad pionera, se establecen otros grupos de organismos que formarán parte de las cadenas tróficas y participarán en el flujo energético del ecosistema.

Sucesión secundaria

La sucesión ecológica secundaria se produce cuando una comunidad pionera es sustituida por otra diferente. Esto ocurre cuando el ecosistema sufre un cambio drástico y repentino en sus condiciones climáticas, cuando es atacado por un agente externo o cuando es destruido en su totalidad, por ejemplo en un incendio forestal. No obstante, las poblaciones previas influirán en el desarrollo posterior del ecosistema y en el proceso de recolonización del mismo.

Productividad energética de los ecosistemas

flujo de energía

La productividad de un ecosistema es la capacidad que tienen los organismos que lo habitan de captar la energía procedente de la luz solar, fijarla y propagarla mediante las redes alimenticias, generando lo que se denominan flujos de energía.

Producción primaria

Los organismos autótrofos, plantas y algas verdes, son los únicos organismos capaces de absorber la energía solar mediante el proceso de fotosíntesis. A este fenómeno se le conoce como productividad primaria. Una parte de la energía absorbida es utilizada por los productores primarios para mantener sus funciones vitales, como respirar, absorber nutrientes, etc. La energía restante que no es consumida se le denomina productividad neta.

Se puede expresar como una fórmula matemática de la siguiente forma:

PN = PB - R

La productividad neta (PN) es igual a la energía total absorbida, denominada productividad bruta (PB), menos la energía consumida por el organismo productor primario para mantener sus funciones vitales (R).

La productividad primaria de un ecosistema depende de sus características particulares: condiciones climáticas, disponibilidad de nutrientes, organismos que lo habitan, etc.

Entre los ecosistemas más productivos del mundo se encuentran los pantanos y las ciénagas, los llamados humedales. Desgraciadamente, el ser humano no ha sido capaz de encontrar un beneficio económico a este tipo de ecosistemas (aún cuando contienen una gran parte de la biodiversidad del planeta) y su extensión se ha visto severamente reducida para la creación de ecosistemas artificiales, principalmente zonas urbanísticas. Otro caso similar lo constituyen los bosques tropicales, que han sido transformados mediante la tala indiscriminada en zonas de menor productividad primaria.

Producción secundaria

La productividad secundaria es la que llevan a cabo los organismos heterótrofos o consumidores para producir su biomasa y realizar sus funciones vitales. En el proceso de asimilación y aprovechamiento de la energía se producen diferentes fases: ingesta de alimentos, asimilación de nutrientes, metabolismo, generación de desechos y finalmente, crecimiento y reproducción.

Proceso de reciclaje

esquema proceso reciclaje

El reciclaje como método de transformación de la materia desechada en nuevos productos es una de las formas más beneficiosas de preservar nuestro medio ambiente. Además, es una tarea educativa, divertida, concienciadora y provechosa, la cual debemos practicar para dar ejemplo a los demás.

Así que ya es hora de que tomes conciencia y te sumes a esta tarea. Como veremos a continuación, nuestra parte en el proceso de reciclaje consiste en separar los desechos generados por categorías y depositarlos en los contenedores de reciclaje. Lo que viene a continuación depende de las empresas recicladoras, proceso que tiene lugar en las denominadas plantas de reciclaje, donde se procesa la materia desechable para volver a convertirla en un producto utilizable.

Etapas del proceso de reciclaje

Si alguna vez te has preguntado cómo hacen para transformar los desechos en nuevos productos, a continuación describiremos brevemente las etapas generales que tienen lugar en la mayoría de los procesos de reciclaje.

Separación

La primera etapa del proceso de reciclaje consiste en la separación en origen de los desechos generados según el tipo de material, para ser posteriormente depositados en los contenedores adecuados para el reciclado. De forma general: contenedor azul para papel y cartón, contenedor verde para vidrio y contenedor amarillo para plásticos, latas y envases.

Recolección

La segunda etapa del proceso consiste en recolectar los desechos que fueron clasificados y depositados por las personas en los contenedores de reciclaje que se encuentran principalmente en áreas urbanas. Los residuos son recolectados y transportados hasta los centros de acopio donde se clasifican, se retiran los materiales equivocados y finalmente se distribuyen a las diferentes empresas recicladoras. Además de los desechos comunes que se depositan en los contenedores, también se recogen otros objetos como colchones, neumáticos y productos tecnológicos, entre otros.

Pretratamiento

El objetivo de esta tercera etapa es asegurarse de que todo está listo para el proceso de reciclado. En esta fase se clasifican los diferentes materiales en grupos según su composición y finalidad. Los desechos se limpian, se acondicionan y se preparan para ser vendidos a la industria que los va a someter al proceso de transformación.

Transformación

La etapa de transformación, o reciclaje propiamente dicho, consiste en convertir los desechos en materias primas que puedan ser utilizadas en nuevos procesos industriales. Dependiendo el tipo de material, esta transformación implica diferentes procesos: en el caso del plástico y el vidrio suele implicar etapas de fusión y purificación, mientras que el papel se disgrega para formar una pasta con las fibras resultantes.

Fabricación

El siguiente paso es utilizar las materias primas obtenidas a partir del tratamiento de los residuos en nuevos procesos de fabricación. Es decir, se fabrica un nuevo producto con las materias primas obtenidas mediante el reciclaje. Por ejemplo, utilizar plástico y vidrio reciclado para fabricar botellas nuevas.

Utilización

Finalmente, el producto acabado esta listo para ser utilizado. El último paso ocurre cuando el producto se encuentra listo y es lanzado nuevamente al mercado. Sólo queda esperar a que el consumidor deposite el producto en el contenedor adecuado cuando finalice su vida útil para que el proceso de reciclaje pueda volver a empezar.

Tipos de reciclaje

reciclaje

El reciclaje es un factor muy importante para la conservación del medio ambiente, que aporta interesantes beneficios. Los desechos generados se procesan y se transforman para obtener materias primas que pueden ser utilizadas en nuevos procesos de fabricación. De esta forma, el reciclaje contribuye a eliminar los residuos generados, a ahorrar en los procesos industriales y a reducir la explotación de los recursos naturales. Por todo ello, resulta muy positivo tanto para la sociedad como para el medio ambiente.

Tipos de reciclaje según el material

¿Te has preguntado alguna vez cómo son los diferentes tipos de reciclaje de acuerdo a los materiales que existen? Cada material pasa por un proceso de reciclaje diferente y en este artículo hablaremos brevemente sobre el tipo de reciclaje al que se somete cada material.

Reciclaje de plástico

El plástico es un material no biodegradable, que tarda más de 200 años en degradarse cuando se libera en la naturaleza. El proceso de reciclaje del plástico consiste en recolectarlo, hacer una selección y clasificarlo. Posteriormente se limpia y se trocea para finalmente proceder a fundirlo. Éste luego se utilizará como materia prima en la fabricación de nuevos objetos de plástico.

Reciclaje de papel

El papel sí es un material biodegradable, pero como es uno de los materiales más utilizados en todo el mundo, es muy conveniente reciclarlo en lugar de obtenerlo de su fuente natural, la madera de los árboles. En el proceso de reciclaje del papel, éste se tritura y se somete a tratamientos para disgregar las fibras de celulosa que lo forman y convertirlo en pasta de papel, que se utiliza como materia prima en el proceso de fabricación del papel.

Reciclaje de vidrio

El vidrio es probablemente el material que mejor se adapta al reciclado ya que puede ser reutilizado y procesado una cantidad infinita de veces. Cuando el vidrio es sometido al proceso de reciclaje se ahorra hasta un 30% de la energía necesaria para la producción de vidrio nuevo.

Reciclaje de baterías y pilas

El reciclaje de baterías y pilas resulta muy importante para el cuidado del medio ambiente, ya que generalmente éstas son fabricadas con materiales contaminantes como metales pesados y otros compuestos tóxicos que son muy nocivos si se liberan en la naturaleza. Al reciclarlos se evita el peligro de que lleguen al medio ambiente y se ahorra en los procesos de fabricación.

Reciclaje de aluminio

El aluminio es un metal muy utilizado cotidianamente en cualquier ámbito, principalmente en el papel de aluminio, latas y envases y en la construcción. El reciclaje de éste mismo resulta sencillo, ya que consiste en fundir el aluminio y purificarlo para ser utilizado nuevamente.