Ranking de supermercados en la lucha contra el plástico

ranking supermercados plásico

Desde el Ártico hasta la Antártida, en el estómago de una ballena, la nariz de una tortuga, el pico de un ave o incluso en nuestros platos: podemos encontrar plásticos en todos los rincones del planeta.

Hasta 12 millones de toneladas de plásticos llegan a los océanos cada año, o lo que es lo mismo, el equivalente a un camión de basura cada minuto. Si seguimos esta invasión plástica hasta la raíz del problema, nos encontramos a un claro culpable: los supermercados, que juegan un papel crucial añadiendo a nuestros alimentos capas y capas de plásticos innecesarios que tenemos minutos en nuestras manos y tardan cientos de años en degradarse.

Tras diez meses de reuniones con los principales supermercados de España, la organización ecologista internacional Greenpeace ha elaborado este ranking de marcas según su compromiso contra el plástico. ¿Qué puesto ocupa tu supermercado habitual?

Eroski, Aldi y Mercadona son los que más pasos positivos están dando contra el plástico, frente a Alcampo y El Corte Inglés, que obtienen las peores puntuaciones. Para sacar la nota final, se han evaluado distintos aspectos como el fomento de la venta a granel, la eliminación de las bolsas de un solo uso y la transparencia respecto a la información sobre todos los plásticos que usan cada año.

Viendo los resultados, hay una conclusión clara: ninguno ha establecido todas las medidas necesarias para decir adiós a los plásticos de un solo uso y a la cultura del usar y tirar.

La cárcel de ballenas

ballenas atrapadas

A finales del año pasado, la organización ecologista internacional Greenpeace descubrió la existencia de 11 orcas y 90 belugas capturadas en Rusia a la espera de venderse ilegalmente a parques temáticos en China, donde cada ejemplar puede valer hasta 6 ó 7 millones de dólares en el mercado negro.

Una auténtica "cárcel de ballenas", incluso vigilada por personas armadas. Así es como los medios han llamado a esta bahía cerca de la ciudad de Nakhodka, en la costa este de Rusia, donde los animales están confinados en una especie de celdas submarinas, en cada una de las cuales hay varios ejemplares, en condiciones que violan todas las normas sanitarias y veterinarias.

A estas alturas, tres crías de beluga ya han muerto. Para sobrevivir al frío del invierno, necesitan nadar constantemente, cosa que no pueden hacer al estar atrapadas en un recinto tan pequeño.

La caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986, aunque algunos países como Japón, Islandia o Noruega han seguido haciéndolo aprovechándose de un vacío legal que permite su caza con fines científicos y culturales. Por sus ritmos de reproducción tan lentos y el hecho de que todas sus poblaciones se han visto seriamente reducidas, si no casi extinguidas, la protección de estos fascinantes animales debe ser prioridad.

La fiscalía rusa ya está investigando esta "cárcel de ballenas" y ya se ha abierto una causa penal para conseguir rápidamente su liberación en las condiciones necesarias para evitar que mueran.

Microplásticos en el estómago de 100 tortugas

microplásticos tortugas

Un estudio de las universidades británicas de Exeter y Plymouth ha analizado más de cien tortugas marinas del Pacífico, el Atlántico y el mar Mediterráneo, y todas ellas tenían microplásticos en su estómago.

En las tortugas del mar Mediterráneo es donde más partículas de plásticos han encontrado, procedentes de las prendas de ropa (principalmente del poliéster), neumáticos, filtros de cigarrillos o redes de pesca desintegradas. Pero además estos pueden tener su origen en objetos mucho más cotidianos como botellas, bolsas u otro tipo de envases y envoltorios que usamos en nuestro día a día y que, una vez en el mar, se van rompiendo en trozos cada vez más pequeños por acción del viento, la luz del sol o el oleaje.

Se calcula que más de 170 especies marinas contienen plástico en su interior, desde las ballenas que acaban muertas en nuestras costas con kilos y kilos de plástico en su estómago, hasta las tortugas marinas como las de este estudio, que pueden ingerir microplásticos o incluso ahogarse al confundir las bolsas de plástico que flotan en el mar con su alimento favorito, las medusas.

Pero los terribles efectos de los microplásticos van más allá de la vida marina: ahora hay evidencias científicas de que se transfieren a lo largo de la cadena alimentaria y pueden llegar hasta nuestros platos.

¿Cuántos estudios más como este necesitamos para que las grandes empresas frenen la producción de plásticos de un solo uso, que se prevé que se cuadruplique para 2050?

Los activistas de la organización ecologista internacional Greenpeace han puesto nombre y apellidos a los principales culpables: Coca-Cola, PepsiCo, Danone, Nestlé, Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson, Unilever, Kraft Heinz, Mars, Mondelez, y Procter & Gamble encabezan la lista de empresas que, con su modelo de negocio, siguen vendiendo millones de toneladas de plástico que terminan inundando los océanos.

Es necesario seguir trabajando para que empresas y supermercados se comprometan a reducir el uso de plásticos de un solo uso, rediseñen los sistemas de distribución para eliminar el sobreembalaje, ofrezcan alternativas sostenibles y se responsabilicen de la contaminación por plásticos que está inundando nuestros océanos.

Participamos en los Premios Incronet 2018

incronet

Estimados lectores:

Me enorgullece anunciar que hemos sido seleccionados de entre todos los participantes para pasar a la fase de votaciones de los Premios Incronet 2018 que, como cada año, organiza la web Mediakia.com. En esta fase participan los 16 mejores blogs y páginas web que se han presentado al concurso en esta séptima edición.

Desde hoy y hasta el próximo 16 de diciembre podéis votar por Cuidemos el planeta (y por los demás participantes) desde el panel de votaciones que encontraréis siguiendo este enlace.

Con los resultados obtenidos en la votación, se erigirán los 5 portales finalistas y un jurado con experiencia en medios de comunicación, nuevas tecnologías e Internet elegirá a los 3 ganadores el día 20 de diciembre.

Os animo a visitar la página del concurso Incronet y a votar por vuestros favoritos.

Y para terminar os dejo con el vídeo que han preparado desde Mediakia.com para promocionar el concurso.

Sincroniza tus latidos.

Utilizar insectos como control biológico de plagas

mariquitas para controlar plagas

Todo jardinero tiene que lidiar con las plagas en algún momento. En el jardín orgánico, no se trata de luchar contra ellas con grandes dosis de pesticidas. Por el contrario, se favorecen los métodos naturales, particularmente el control biológico y los métodos alternativos de jardín.

A nadie le gusta tener que enfrentarse a una invasión de pulgones, o tener que luchar contra las babosas en su jardín. La tentación de utilizar grandes medios, es decir, rociar productos tóxicos para erradicar la especie, en un perímetro aceptable para nuestros cultivos, es grande. Sin embargo, este método es muy cuestionable, especialmente porque hay varias alternativas para un jardín natural. Si deseas mantener un jardín orgánico y cultivar verduras, por ejemplo, puedes usar productos menos tóxicos para suelos, como el estiércol líquido.

También se debe considerar que todos los seres vivos del jardín tienen su lugar en este ecosistema y los tratamientos químicos funcionan contra este equilibrio porque modifican el ecosistema. El resultado paradójico es que el jardinero tendrá que tratar su jardín más a menudo y, por lo tanto, agotará aún más el ecosistema. Para luchar contra las plagas preferimos ayudar al control biológico natural.

Un método es introducir machos estériles de las especies a combatir. Se lanza un gran número de ellos para que las hembras se reproduzcan menos. En invernadero este método es particularmente efectivo, pero en la práctica se emplea para eliminar una población peligrosa, como los mosquitos.

El escarabajo de la patata de Colorado no tiene depredadores, pero las mariquitas, los escarabajos y las avispas son aficionados a sus larvas.

También se pueden usar animales de otra especie para combatir un cierto tipo de insectos. En principio, los auxiliares, como se les llama, se asientan naturalmente en el jardín, pero se puede participar activamente en su llegada. Para eso favoreceremos la aparición de ciertos animales por parte de las plantas, por ejemplo, cajas de nidos o construyendo una vivienda de insectos, o incluso introduciendo algún tipo de insecto de forma artificial en el jardín, luego naturalmente se propagarán y así cuidarán las plantas.

La mayoría de las veces, estos animales auxiliares son insectos entomófagos, los ácaros entomófagos o parásitos.

Todos los animales no son depredadores y no deben introducirse en el jardín. Otras especies participarán en la preservación de la flora. Por lo tanto, distinguiremos tres tipos de auxiliares, que te presentamos a continuación:

  • Los descomponedores, que convierten la planta y los residuos animales en humus.
  • Los polinizadores, que promueven la reproducción de plantas mediante el transporte de polen.
  • Los depredadores, que se alimentan de las plagas.

Aquí tienes una lista de animales que pueden ser beneficiosos para el control de plagas biológico:
1. chrysopus común
2. Mariquita
3. Abejas
4. Avispas
5. Lombrices de tierra
6. Libélulas
7. Aves
8. Saltamontes
9. Lagartijas
10. Erizos
11. Sapos y ranas
12. Tijerillas
13. Syrphe
14. Murciélagos
15. Arañas
16. Avispa Negra
17. Escarabajos
18. Staphylinus

Para utilizar esta lista de animales debes de pedir ayuda a un experto y sabrá que recomendación hacer, ya que no todos convienen, dependerá de la plaga y el ambiente.

El precio del cambio climático

cambio climático

240.000 millones de euros al año. Eso es lo que nos costará el cambio climático en Europa si, en vez de cumplir los objetivos del Acuerdo de París, dejamos que el calentamiento global alcance 3ºC, según un reciente informe de la propia Unión Europea. Unos efectos del cambio climático que vemos en forma de olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos, especies invasoras o intensificación de enfermedades, y que van a ser cada vez más habituales en nuestras vidas.

Mientras, al otro lado del Atlántico, Trump ha vuelto a ironizar sobre el cambio climático. La propia Casa Blanca elaboró un documento semejante al europeo en el que valoraba los efectos devastadores que el cambio climático tendría en la salud, la economía y el medio ambiente de Estados Unidos. Estaba respaldado por 300 científicos de 13 agencias estatales, pero la única respuesta de Trump a las 1.656 páginas del informe fue "No me lo creo".

Las cifras que muestra el informe vuelven a ser contundentes: al país americano el cambio climático le ha costado 400.000 millones de dólares en los últimos tres años. Señala que "el calentamiento global está transformando dónde y cómo vivimos y presenta un desafío creciente para la salud pública y la calidad de vida, la economía y los sistemas naturales que nos ayudan a vivir".

Tenemos que actuar ya. La responsabilidad de nuestra generación es luchar contra el cambio climático. De nada valdrá mirar atrás dentro de unos años y preguntarnos por qué no hicimos nada. No hay excusa: las evidencias están ahí, y ya las conocemos; solo personas cínicas se atreven a ponerlas en duda.