Retroceso del hielo en la Antártida

deshielo antártida

El satélite Envisat comenzó a fotografiar hace diez años la barrera de hielo Larsen de la Antártida, ha continuado haciéndolo y ha sido testigo de la pérdida de 1790 kilómetros cuadrados de hielo a lo largo de una década, como muestran las fotografías de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Poco después de su lanzamiento el 1 de marzo de 2002, el satélite Envisat enviaba imágenes de un gran bloque de hielo que se separaba de la barrera Larsen B. En unos días 3200 kilómetros cuadrados de hielo se desintegraron debido a los efectos del calentamiento en la región.

Envisat ha hecho un seguimiento con su radar durante estos diez años y se ha podido comprobar que la barrera de hielo perdía otros 1790 kilómetros cuadrados.

La barrera de hielo Larsen está dividida en tres secciones, Larsen A, la más pequeña; B y C, que es la mayor.

Larsen A se desintegró en enero de 1995, Larsen C parecía que se mantenía estable pero los satélites revelan que su espesor ha ido disminuyendo y que el deshielo estival es cada vez más largo. Larsen B ha ido perdiendo trozos de forma que de los 11512 kilómetros cuadrados que tenía en 1995 ha pasado a 1670 kilómetros cuadrados en la actualidad.

"Las observaciones de los satélites son muy importantes para observar como afecta el calentamiento a estas grandes plataformas y su papel en la estabilización de los glaciares que se encuentran aguas arriba", explica el profesor Helmut Rott de la Universidad de Innsbruck, y añade que la temperatura al norte de la península Antártica ha aumentado unos 2,5 grados a lo largo de los últimos 50 años, un incremento muy superior a la media global.

Artículos relacionados

Retroceso del hielo en la Antártida
4/ 5
Oleh

¡Déjanos tus comentarios!