Reciclaje creativo low cost

reciclaje de bajo coste

Reciclar desechos por nosotros mismos se ha convertido en una excelente forma de ahorrar dinero, además de ayudar al cuidado y la conservación del medio ambiente. En realidad, es muy sencillo poner en práctica el reciclaje creativo low cost (de bajo coste) transformando residuos cotidianos en nuevos objetos útiles, evitando así tener que comprar un objeto nuevo para cumplir con esa misma función.

Reciclaje de envases y botellas de plástico

Los envases de plástico son fabricados con el propósito de contener algún elemento en su interior, ya sea líquido o sólido. Al quedar vacíos conservan su forma y podemos emplearlos para realizar otra función.

Un ejemplo muy común es el de transformar botellas de plástico en macetas. Si tienes un jardín o simplemente disfrutas del cuidado de las plantas, podrás ahorrar bastante dinero fabricando tus propias macetas recicladas. En este caso, lo único que tienes que hacer es recortar la parte del envase que te será útil y hacer unos pequeños agujeros de drenaje en la parte inferior, ya que esto ayudará a filtrar el agua y que las raíces de la planta no se pudran por un exceso de humedad.

Reciclaje de prendas de vestir

Otro ejemplo de reciclaje creativo low cost son las prendas viejas de vestir. Las prendas de vestir están fabricadas mayoritariamente a partir de tela, la cual puede tener innumerables funciones en nuestra vida cotidiana. La forma más sencilla de reciclar la ropa es cortándola en trozos de nuestra conveniencia para transformarla en trapos. ¿Cuántas veces has querido limpiar algo y no tenías nada a mano para hacerlo? Los trapos de tela procedentes de prendas viejas o gastadas son perfectos para este uso.

Y si tienes algunas nociones básicas sobre costura, siempre puedes transformar la ropa vieja en nuevas prendas. Aunque puede parecer complicado, si dejas volar tu imaginación puede resultar sencillo y muy divertido.

Reciclaje de papel y cartón

El papel y el cartón son materiales cotidianos a los que no damos ningún valor y los desechamos habitualmente; sin embargo, ambos pueden ser útiles para producir nuevos objetos mediante el reciclaje creativo. Un ejemplo bastante simple es la elaboración de libretas recicladas. ¿Cuántas libretas usadas tienes que aún conservan algunas hojas en blanco? Pues estas hojas, en vez de desecharlas o dejarlas en blanco, resultan ideales para crear nuevas libretas.

El procedimiento es muy sencillo:
  • Lo primero es crear las cubiertas de la libreta con el cartón. Podemos recortarlo con la forma que queramos que tenga la libreta.
  • Después, recortaremos las hojas en blanco con la forma deseada y las uniremos cosiéndolas con hilo y aguja.
  • Por último, pegaremos las hojas de la libreta a las cubiertas de cartón. Si no queremos usar pegamento, también podemos coser las hojas a las cubiertas.

Como puedes ver, puedes poner en práctica estos ejemplos de reciclaje creativo low cost sin que te suponga gasto alguno, ya que los productos que empleamos para transformar son objetos de uso cotidiano que fácilmente podemos hallar entre los desechos del hogar.

Artículos relacionados

Reciclaje creativo low cost
4/ 5
Oleh

¡Déjanos tus comentarios!