Oreo, la galleta rellena de deforestación

orangután deforestación

Lamentamos tener que decírtelo, pero las Oreo no saben a maravillas, sino a deforestación. Para su fabricación se utiliza aceite de palma de fuentes no sostenibles que destruye los bosques de Indonesia, el hogar de los orangutanes.

La compañía que fabrica las galletas Oreo es Mondelez, que también hace las barritas de chocolate Cadbury o las galletas Ritz. Gracias a las actuaciones de la organización ecologista internacional Greenpeace se ha descubierto que entre 2015 y 2017 sus proveedores de aceite de palma destruyeron más de 70.000 hectáreas de selva tropical, en 25.000 de las cuales vivían orangutanes. Además también han sido acusados de trabajo infantil, explotación de trabajadores, deforestación ilegal, incendios forestales y acaparamiento de tierras.

Uno de sus principales proveedores es Wilmar International, el comerciante de aceite de palma más grande e insostenible del mundo. Mondelez defiende que el aceite de palma que compra, en torno a 300.000 toneladas anuales, está certificado por la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible, sello más conocido por las siglas RSPO. Pero el método por el que se otorgan estos certificados por parte de la industria del aceite de palma son meras declaraciones de intenciones que suponen el peor de los modelos de certificación posible. En la práctica, esto significa que las plantaciones y los grupos de productores de los que se suministra mayoritariamente Mondelez no tienen un modelo de gestión sostenible ni excluyen la destrucción de la selva tropical.

En 2014 Mondelez adoptó el compromiso de "No deforestación, no destrucción de turberas y no explotación forestal". También firmó la Declaración de Nueva York para terminar con la deforestación de los bosques, y es miembro del Consumer Goods Forum Palm Oil Working Group. Si de lo que se trata es de firmar, Mondelez se apunta el primero. Pero en la práctica no ha cambiado nada. Hace diez años prometió limpiar su cadena de suministro de aceite de palma, pero aún sigue comerciando con destructores de los bosques.

Tenemos que decirle a Oreo que no queremos más aceite de palma de deforestación. Que tiene que cumplir sus promesas y dejar en paz a los orangutanes y respetar los bosques de Indonesia. Y eso solo podemos hacerlo con tu ayuda.

Artículos relacionados

Oreo, la galleta rellena de deforestación
4/ 5
Oleh

¡Déjanos tus comentarios!